El ferry del Inside Passage

El Inside Passage (pasaje interior) es la región de la costa del Pacífico de la Columbia Británica (Oeste de Canadá) y Alaska (Estados Unidos). Se caracteriza porque las montañas (las Rocosas) llegan hasta el mar y, de hecho, siguen más allá de la costa, en forma de islas. Esto hace que entre mar abierto y la costa del continente, haya un montón de canales y estrechos, con aguas tranquilas, ideales para la navegación. La ruta que siguen la mayoría de barcos (de carga, cruceros, ferrys y todo tipo de embarcaciones) entre islas y por canales se denomina también Inside Passage.

A pesar y gracias a que llueve a menudo (como suele ocurrir en todas las regiones del mundo donde montañas y mar se encuentran), el paisaje está cubierto por bosques, y las nieblas y nubes bajas son frecuentes. También hay mucha fauna marítima, y ​​de hecho es una ruta también muy empleada por ballenas en sus migraciones. La gran cantidad de arroyos que bajan por estas montañas atrae también a millones de salmones. Y si hay salmones, hay osos y orcas. En definitiva, el Inside Passage ha convertido en una región muy atractiva para el turismo de cruceros, tanto por el paisaje como por la observación de fauna.

Pero hay otra manera de poder visitar la Inside Passage, y es subiendo a uno de los ferrys de la compañía BC Ferries, que hace la ruta (también llamada Inside Passage, aquí nadie parece ser demasiado creativo) entre Prince Rupert y Port Hardy , al norte de la isla de Vancouver (o en sentido contrario). Es la principal conexión entre el norte de la Columbia Británica y Vancouver, su ciudad más grande. Durante los meses de verano, hace la ruta un día en sentido sur, y el siguiente en sentido norte. Esto es muy importante a la hora de preparar cualquier viaje al Oeste de Canadá. Sale por la mañana (a las 7h30m, pero hay que estar en la cola antes de las 6h), y llega a destino ya de noche (hacia las 23h30): es pues un santo viaje, que a veces se puede hacer largo, y más habiendo madrugado.

Se pueden alquilar cabinas para disponer de una mayor privacidad o simplemente para descansar, pero me parece un pecado quedarse dentro, sobre todo si hace un buen día. Hay dos lugares donde comer, uno sencillo y otro más caro, pero que sirve un bufete libre delicioso. Cada tres horas se permite bajar el coche, por si necesitas dejar o recoger algo. Van avisando cuando ven alguna ballena, lo que pasa bastante de vez en cuando, pero siempre a una gran distancia.

Si os gusta el viaje lento, parsimonioso, esta ruta es perfecta. Sino, os recomiendo llevéis con vosotros algún libro. Personalmente, no me canso de hacer la ruta, y si hace sol, me paso el viaje en popa, el Solarium, disfrutando del paisaje.

Si deseáis más información sobre el Insode Passage o los viajes al Oeste de Canadá, no dudéis en contactar conmigo. También podéis consultar la web de información sobre Canadá Oeste.